Saltar al contenido

4 lesiones comunes al hacer deporte y cómo evitarlas

abril 17, 2020
Lesiones al hacer deporte

En casi todos los deportes podemos encontrar lesiones asociadas a los mismos, pero prevenirlas está en nosotros. Por ello, a continuación te mencionamos algunas de estas, para que las tengas en cuenta en caso de presentar algunos de los síntomas.

Recuerda que si llegas a lesionarte haciendo algún deporte, lo mejor será consultar inmediatamente con un médico para recibir la correcta estrategia de recuperación. Sin embargo, a continuación te mencionamos 4 de las lesiones más comunes al hacer deporte y sus principales síntomas.

1.- Tendinitis de Aquiles – Lesiones

Cuando el tendón de Aquiles (o el tendón de la parte de abajo del tobillo) se utiliza demasiado, comienza a inflamarse y a causar dolor. Si se deja sin tratamiento, la tendinitis puede agudizarse hasta transformarse en algo crónico y podría impedirte hacer ejercicio por mucho tiempo. La mayoría de personas que participan en deportes asociados a brincar y correr, pueden sufrir tendinitis de Aquiles en algún momento de sus vidas.

Entre los síntomas tenemos: la zona puede volverse tiesa e inflexible, sobre todo cuando la persona se está levantando de la cama en la mañana. También puede irse incrementando el dolor a medida que se sigue corriendo o brincando, hasta que impida el desenvolvimiento de las actividades deportivas.

Para prevenirlo: deberás estirar, calentar y enfriar siempre que vayas a hacer ejercicio. También es importante que tengas los zapatos correctos cuando vas a brincar o a correr, y que estos tengan buen soporte y amortiguación.

2.- Lesión en la movilidad de la cadera

Esta es una de las lesiones más populares en jugadores futbol o hockey y consiste en un fuerte dolor en el musculo situado en la cadera, que sirve para empujar las piernas y colocarlas juntas. La mayoría de estos atletas sufren de esta lesión cuando hacen giros y cambios de dirección bruscos en medio de los encuentros.

Entre los síntomas tenemos: la zona puede tener un gran dolor ponzoñoso y también podría volverse morada. Tratar de seguir jugando con esta lesión podría llevar a un punto total de inmovilidad, y a dejar de hacer ejercicio por muchos meses.

Para prevenirla: es importante que antes de cualquier encuentro deportivo se caliente correctamente y no comenzar actividades bruscas con el cuerpo frío. También hay algunos soportes especiales que ayudan a los atletas de estas disciplinas.

3.- Lesión en las pantorrillas

Esto sucede cuando los músculos de la parte baja posterior de la pierna comienzan a doler por el exceso de uso. Son comunes en personas que no están acostumbradas a ejercitarse o que están subiendo la intensidad de los entrenamientos muy rápido. También puede suceder que no estén utilizando los zapatos adecuados a la hora de correr o brincar, por ejemplo.

Entre los síntomas tenemos: un fuerte dolor en la parte de adentro de las pantorrillas, sobre todo cuando estamos corriendo, brincando o caminando. También podemos sentir este dolor cuando colocamos nuestros pies hacia adelante.

Para prevenirla: es importante no hacer demasiado ejercicio de alta intensidad demasiado rápido. También es necesario calentar y enfriar antes y después de las rutinas de running o de cuerda. Correr en pisos suaves es recomendable, así como hacerlo con los zapatos adecuados.

4.-Dolor en la parte baja de la espalda – lesiones

Es un dolor que puede presentarse como espasmos, dolor permanente o dolor en el nervio ciático. Es una lesión que se genera principalmente por no estirar y está presente en corredores, ciclistas, golfistas y jugadores de tenis. Los corredores que tienen una ligera diferencia entre la longitud de sus piernas son más proclives a tener dolor en la parte baja de la espalda.

Entre los síntomas tenemos: variadas formas de dolor, desde el más leve hasta uno que pudiera debilitar a la persona. La ciática también podría verse afectada, así como un dolor que va desde la espalda hacia una de las piernas.

Para prevenirlo: la mayoría de las lesiones en la espalda se deben a una combinación entre falta de calentamiento con mala suerte. Tratar de mantener una buena postura al correr, estar conscientes de nuestros movimientos y calentar es la clave.