Saltar al contenido

Créate así una hoja de ruta para la alimentación saludable y sostenible fuera de casa

septiembre 30, 2020


   MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) –

   El catedrático de Nutrición y Bromatología de la USP-CEU y miembro del Comité de Nutrición de la Fundación Española del Corazón (FEC), Gregorio Varela Moreiras, ha destacado la necesidad de crear una hoja de ruta para la alimentación fuera del hogar, que debería guiarse por unos principios y valores que permitan conseguir una alimentación saludable, sostenible, satisfactoria, social y solidaria.

   «Todo un reto, pero también una oportunidad para una sociedad más preocupada y vulnerable, pero al mismo tiempo más concienciada», ha dicho, con motivo de la celebración de la jornada ‘La alimentación saludable, clave fundamental para mantener una mejor calidad de vida: alimentación fuera del hogar’, organizada por la FEC en el marco de la Semana del Corazón.

   Y es que, los españoles comen, cada vez más, fuera de casa. Esta tendencia, frenada de manera coyuntural por la pandemia de la Covid-19, se refleja en datos: en 2019 consumieron una media de 136,62 kilos/litros de alimentos y bebidas fuera del hogar, esto es un 4,1 por ciento más respecto al año anterior, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

   La falta de tiempo, la dificultad en los desplazamientos y las distancias o, simplemente, la comodidad están detrás de la llamada alimentación colectiva. «Somos consumidores de un comedor colectivo, desde la guardería a una residencia de mayores, pasando por el comedor escolar, el universitario, el de la empresa o también el medio hospitalario», ha detallado el experto.

   De hecho, prosigue, en la sociedad actual se depende de otros a la hora de alimentarse, se pierde autonomía y las personas se han convertido en mucho más heterónomos. «Sin duda, hacer uso de esa alimentación colectiva plantea retos presentes y futuros, tanto desde el punto de vista de la elaboración y conservación de los alimentos, como desde la calidad y seguridad alimentarias, el valor nutritivo de los alimentos o incluso el punto de vista gastronómico», ha enfatizado.

   Por otro lado, el consumidor demanda cada vez más transparencia, y precisamente ese es otro de los grandes retos que se presentan. En esta línea, el especialista ha recalcado que el uso de nuevas tecnologías de trazabilidad deben tenerse en cuenta e implementarse de manera progresiva en el ámbito de la alimentación institucional.

   «Y es que, buscamos un conocimiento pleno de lo que comemos y, por ello, la gastronomía y la nutrición deben dialogar, entenderse, formar parte de un mismo menú», ha enfatizado el especialista.

   Como consecuencia de la pandemia por el coronavirus, algunos sectores empresariales como el de la restauración deben hacer frente a una situación crítica. También la alimentación colectiva, en el ámbito escolar o en el entorno laboral, se están resintiendo de manera marcada.

   «Vivimos en una situación de gran incertidumbre en la que me atrevo a decir que comer fuera de casa en muchas ocasiones se va a convertir en un servicio esencial. Aunque, en un futuro inmediato y durante un tiempo aún por determinar, es posible que buena parte de la población evite acudir a los mencionados establecimientos por temor al contagio», ha zanjado Varela.



Fuente