Saltar al contenido

Deshuesador de mangos, abrehuevos… los utensilios más curiosos y útiles de la cocina

octubre 9, 2020


El mundo de la cocina es cada vez más conocido por el gran público. Cualquiera que haya profundizado un poco en el universo de la gastronomía –los profesionales les llaman ‘entusiastas’– controla términos casi impronunciables para el común de los mortales como esferificar, atemperar o nacarar. Y, por supuestro, en su cocina tiene todo tipo de utensilios. Grandes, pequeños, manuales, eléctricos… Algunos prácticos, otros absurdos. En el mercado hay artilugios para casi todo, desde descorazonadores de manzanas y fresas a abridores de huevos, pasando por cuchillos de mantequilla que se calientan para untar el producto con mayor facilidad. ¿Realmente hace falta tener tantos cacharritos? ¿En qué aparatos se debería invertir? ¿Cuáles son realmente prácticos y de cuáles podemos prescindir?

Los profesionales de la cocina lo tienen claro. «Antes de empezar a comprar un montón de artilugios que casi no sabes ni qué hacer con ellos, invierte en unos buenos cuchillos y en una tabla de cortar de las dimensiones adecuadas. Da igual el color o el material, pero que sea del tamaño adecuado. Es imposible que limpies bien una merluza si no la puedes ni apoyar», argumeta el chef valenciano y profesor del Basque Culinary Center, Jorge Bretón.

El docente insiste en que para poder disfrutar de la cocina, «que es de lo que se trata», es fundamental tener un juego de cuchillos (puntilla, cebollero, deshuesador y fileteador) que corten bien. «Solo con esto y un poco de destreza te evitarás comprar un montón de utensilios, porque si te fijas la mayoría de los artilugios de cocina del mercado están relacionados con el corte», precisa Bretón. Hay muchos aparatos que ahorran tiempo y son muy útiles como los utensilios para la cocina al vapor, batidoras o robots de cocina. «Pero también hay en el mercado una serie de cacharritos muy divertidos y curiosos, que no solo nos entretienen o nos hacen parecer más entendidos sino que además nos ayudan». Aquí varios ejemplos elegidos por el experto.

A partir de 6 euros

Tijeras para cortar en tiras y dados

Estas tijeras con varios filos se usan para cortar en juliana (tiras) o brunoise (daditos). Son especialmente útiles para cortar láminas de cebolla, trozos de pimiento, hierbas… cuando no eres especialmente hábil con los cuchillos. Otra opción es el pelador/rallador de verduras (a partir de 10 euros). «Es un instrumento que sirve para ‘sacar filo’ a la verdura haciendo algo así como tallarines o virutas. Es muy divertido de usar. Seguro que hasta los niños a los que no les gusta la verdura se animan», señala Breton.

«Es un utensilio de plástico o metal con diferentes cuchillas que sirve para cortar las verduras en láminas, tiras, fideos… Los profesionales la usamos muchísimo, pero a la gente le suele dar mucho miedo por lo afilado de las cuchillas. Es lo más parecido a tener un cortafiambres en casa. ¡A mi me encanta!», confiesa Jorge Bretón. También se venden acanaladores de fruta, que sirven para sacar en tiras la piel de los citricos (muy usado hoy en día en cocteleria) y peladores de judías. «Elimina las fibras por los lados y porciona la vaina. ¡Fundamental!»

Desde 3 euros

Tenedor-cuchara para el arroz

Se hizo muy famoso hace unos 15 años, después de que un chef muy reconocido lo incluyese entre los cubiertos de su restaurante. «Es un utensilio que a la gente no le suele parecer muy práctico, pero es muy interesante para comer arroces secos, por ejemplo, porque se puede pinchar alguna pieza de pollo o gamba y al mismo tiempo se puede coger arroz. Además, y esto me parece fundamental, acaba con la eterna discusión casera de si se usa el tenedor o la cuchara para comer el arroz».

Desde 8 euros

Deshuesador de mangos

¿Quién no ha intentado pelar y sacarle el hueso al mango y ha terminado por destrozarlo? Pues este sencillo utensilio de plástico nos ayuda a quitárselo y, además, divide la fruta en dos partes. En esta misma línea de productos, existen otros aparatitos como el pelador de aguacates (a partir de 7 euros), que lo corta, limpia y rebana. Está pensado para «preparar el aguacate rápidamente y ensuciando lo menos posible». Prepararás las ensaladas y desayunos en tiempo récord.

A partir de 5,5 euros

Empanadillas con la forma perfecta

Si eres incapaz de hacer la forma de las empanadillas con la misma pericia que tu abuela, no te preocupes. Existen en el mercado unos moldes de plástico que te ayudarán a conseguirlo sin que te desesperes en el proceso. Los hay de varios tamaños y formas y «resultan especialmente prácticos si quieres experimentar con las empanadas asiáticas (gyozas)». Pero no es el único molde de este tipo. También los hay para dar la forma perfecta a las albóndigas e incluso a las croquetas.

Este curioso utensilio sirve para abrir la cáscara de huevo sin romperla; «tanto para poder usarla como recipiente como para sacar el huevo sin que se llene de ‘cascaritas’», precisa Jorge Bretón. Su funcionamiento es sencillo. Se pone el aparato en el lado más estrecho del huevo y se le da un golpe. Ya está. Otro aparatito que se usa en cocina relacionado con los huevos es el separador de claras y yemas, una especie de colador que te ayuda con el delicado proceso de separar ambas partes sin que niguna se estrelle en el suelo.



Fuente