Saltar al contenido

Diario Co Latino – Informándote con Credibilidad

julio 18, 2020


Iris Gálvez
@SAmigosCoLatino

Debido a la situación que nos estamos enfrentando con nuevas enfermedades ahora es más importante que estemos pendientes de nutrir y reforzar de la mejor manera nuestro sistema inmunológico para que a la hora de que lleguen a nuestro cuerpo no sean tan invasivas como para poner en riesgo nuestra salud, nuevamente consultamos a la Dra . Sindy Orellana para que nos brinde algunos algunas recomendaciones y  duplicar nuestras defensas .

Nuestro organismo está expuesto constantemente a la posible invasión de microorganismos patógenos, como virus, bacterias, hongos, etc., que pueden llevarnos a enfermar. Gracias a que el cuerpo humano dispone de un sistema inmune altamente sofisticado, podemos hacerles frente. Desde el punto de vista  medico  la nutrición, el buen estado del organismo es decisivo para tener buena salud y la dieta es uno de los principales factores externos que puede afectar a nuestras defensas. Es importante que el aporte de energía sea el correcto, ni por encima ni por debajo de nuestras necesidades; tanto el aporte excesivo de energía como las dietas de muy bajo valor calórico afectan la capacidad del sistema inmunológico de combatir las infecciones.

¿Cómo hay que fortalecer el sistema inmune? La solución no puede ser más sencilla, hay que retomar alimentos orgánicos para elaborar comidas caseras , libre de químicos y persevantes ,hidratarse correctamente, consumir más frutas y verduras, así como proteínas blancas en mayor proporción que la roja, dormir el número de horas suficientes, evitar el tabaco y el alcohol y realizar actividad física.

si el cuerpo recibe los nutrientes requeridos, está en condiciones de levantar barreras y protegerse. Es por eso que mencionaremos alimentos básicos a considerar en nuestra lista de compra saludable

• Almendras. La vitamina E que contienen es clave para un sistema inmunológico saludable.

• Arándanos. Tiene un compuesto flavonoide denominado antocianosido, que le da su color oscuro, con propiedades antioxidantes y protectoras. Son especialmente valiosos para el sistema de defensa del tracto respiratorio.

• Sopa de pollo :Cuando se está enfermo, una sopa de pollo no es un simple placebo para sentirte mejor. Combate los síntomas del resfriado y también es preventivo para los futuros. Cuando los virus invaden tejidos del tracto respiratorio superior, el cuerpo responde provocando una inflamación. Los glóbulos blancos acuden al rescate trasladándose a la zona y se defienden causando mucosidad. Al parecer, los ingredientes de la sopa de pollo detienen ese movimiento de las células y evitan así la aparición de las mucosidades asociadas al resfriado.

• Brócoli y espinaca. Aporta numerosos minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. La mejor manera de obtener todos sus nutrientes es cocerlo lo mínimo posible o, mejor, tomarlo crudo.

• Champiñones. El selenio, junto con las vitaminas B riboflavina y niacina, es uno de sus componentes básicos para aumentar las defensas.

• Coco y aceite de coco: el aceite de coco es rico en ácido láurico, que se convierte en monolaurina en el cuerpo. ¿Y qué es la monolaurina? El compuesto que contiene la leche materna y que sirve para fortalecer la inmunidad natural del cuerpo.

• Chocolate negro. Su secreto es la teobromina, que protege a los glóbulos blancos de los radicales libres. Estos son moléculas que el cuerpo produce al descomponer los alimentos que ingerimos o cuando entra en contacto con contaminantes y que contribuyen a que desarrollemos enfermedades. De todas formas no conviene pasarse de dosis, porque tiene muchas calorías y grasas saturadas.

• Cítricos : limón  y naranjas, pomelos o mandarinas estimulan, gracias a la vitamina C, la producción de glóbulos blancos, claves para combatir infecciones. Son especialmente recomendados para prevenir resfriados. Dado que el cuerpo no la produce ni la almacena por sí solo, es preciso ingerir alimentos que la contengan todos los días.

• Ajo : es antibacteriano, antiviral, fungicida, anticancerígeno y reduce el colesterol. Eso sí, lo más recomendable es tomarlo fresco.

• Ostras. Una dosis de unos 100 gramos de éster molusco provee el 190% del selenio diario que se recomienda, el 45% de hierro y el 20% de vitamina C, además de 16 grs de proteína de alta calidad. Aporta también zinc y vitamina A.

•Jengibre. Es uno de los nutrientes a los que los orientales recurren cuando están enfermos. Combate inflamaciones, como las de garganta, y también es un paliativo contra las náuseas. Su regusto picante se debe al gingerol, un pariente de la capsaicina (que es lo que provoca que determinados pimientos piquen), que reduce los dolores crónicos.

El número de raciones que debemos tomar de cada grupo habrá que adaptarlas a la edad, el sexo y la actividad física de cada persona, aunque a modo general entre mas natural y saludable se alimente , mas nutrientes y vitaminas adquiere para fortalecer su sistema de defensa, y es que aquello que dicen : “Dime lo que comes y te diré quién eres” es muy cierto , aquellos que piensan que no tienen tiempo para una alimentación saludable tarde o temprano encontrarán tiempo para la enfermedad , mas vale ser precavidos  y Dejar que los alimentos sean medicina y que la medicina sea el alimento.

Muchas personas aun continúan en casa, por esta razón podrían dedicarle un poco más de tiempo a la preparación de los alimentos más nutritivos y saludables, no es malo de vez en cuando una hamburguesa o pizza, pero la calidad de vida mejora si tenemos cuidado con lo que ingerimos.





Fuente