Saltar al contenido

El rol que juega la nutrición en la recuperación de los efectos del COVID-19

julio 21, 2020


Los efectos de la pandemia por Coronavirus han sido múltiples y no solo se han limitado a las personas que lo padecen, pues dado el confinamiento y la ansiedad que provoca la situación, el sedentarismo y los cambios en los hábitos de alimentación se han hecho comunes en gran parte de la población, lo que puede desencadenar problemáticas relacionadas con la salud física de la persona.

Un claro ejemplo de los daños que provoca el sedentarismo se evidencia en una reciente investigación que señala que en adultos mayores sanos, con solo 10 días de inactividad, la pérdida de masa muscular puede alcanzar hasta el 10 % del volumen de la masa de la pierna, mientras que en un paciente con COVID-19 la pérdida y función muscular se puede acelerar aún más. De ahí la importancia de mantener una buena dieta rica en nutrientes combinada con la actividad física para ayudar a prevenir o revertir la pérdida muscular. Así lo indica la doctora Yumaira Chacón, quien sostiene que las proteínas son clave para reconstruir el músculo que respalda su fuerza, energía y salud en general.

Para promover la buena alimentación y la salud muscular, dice Chacón, quien es Gerente Médico para Abbott en República Dominicana, el consumo adecuado de proteína y el ejercicio están indicados. Aunque en estos momentos es muy fácil que se pierdan los buenos hábitos de alimentación y de actividad física, no debemos bajar la guardia, porque, aclara, casi siempre cuando ya hay manifestaciones visibles, es porque se ha llegado a un deterioro significativo. Pero, aun así, se pueden emprender todas las acciones posibles para ayudar a una recuperación adecuada.

La proteína a consumir, que ha de ser indicada por un especialista, debe ser de buena calidad. Incluso se han identificado algunos componentes que tienen acciones directas en la masa muscular apoyando su síntesis y previendo su degradación. Entre ellos se encuentra el HMB (hidroxi metil butirato), que es un derivado de un aminoácido llamado leucina, se ha asociado con el estímulo de la síntesis de proteína muscular y disminución de su degradación.

Si bien el HMB se produce naturalmente en alimentos como el aguacate y la toronja, la experta indica que es difícil obtener los niveles suficientes para que se puedan tener los beneficios solo de las fuentes por los alimentos. Por lo tanto, recomienda buscar un suplemento nutricional con todos los nutrientes necesarios y que lo incluya.

En cuanto a los pacientes con COVID-19, Chacón sostiene que el compromiso nutricional es mayor, ya que la pérdida del gusto y del apetito, además de la fiebre y la necesidad de activar todas las defensas, hacen que se comprometa el estado nutricional de las personas. Esto puede hacer difícil que se obtengan los nutrientes requeridos para volver a estar en óptimas condiciones.



Fuente