Saltar al contenido

La cara e inútil verdad que esconden los zumos y batidos ‘detox’

septiembre 26, 2020


Seguramente habrás escuchado en alguna ocasión el término ‘detox‘, siempre asociado a productos milagrosos que prometen beneficios en nuestro organismo. Hoy en día podemos encontrar en internet numerosos productos con estas supuestas propiedades, pero ¿es cierto todo lo que aseguran?

La respuesta es no: los zumos o batidos ‘detox’ no dejan de ser zumos o batidos a base de frutas y verduras con una importante campaña de marketing detrás. Si cogemos una manzana, un plátano y una zanahoria y hacemos un batido con ellos, seguramente no les asignemos esas propiedades mágicas, pero básicamente hacen lo mismo en el cuerpo.

No ‘detoxifican’ nuestro organismo

Tenemos varios órganos encargados de desintoxicar nuestro organismo, eliminando sustancias que no son beneficiosas y pueden llegar a ser tóxicas: el hígado y el riñón. Aunque estos productos ‘detox’ puedan aportar vitaminas y minerales presentes en las frutas y verduras que los componen, la ‘detoxificación’ de nuestro cuerpo no corresponde a estos batidos.

Foto: Unsplash/@kimzy.
Foto: Unsplash/@kimzy.

Imaginad millones de años de evolución sin desintoxicar y depurar nuestro cuerpo hasta que se inventaron estos batidos mágicos hace unos años. ¿Cómo habríamos sobrevivido durante todo este tiempo?

No adelgazan ni hacen perder peso

Aunque sean productos con pocas calorías, no tienen propiedades adelgazantes o que te harán perder grasa, como se hace intentar creer a sus posibles compradores. La pérdida de peso viene por un déficit calórico, no por un alimento o producto concreto.

No existe ningún alimento que te haga perder peso por sí mismo, es la suma del cómputo global de calorías la que dictaminará si pierdes, mantienes o aumentas tu peso corporal.

No sacian

Al eliminar gran parte de la fibra presente en la fruta y verdura entera y hacerla zumo o batido, disminuye la saciedad del mismo. Este hecho, unido a la falta de masticación de los líquidos, hace que seguir una dieta única y exclusivamente a base de batidos tenga una adherencia nula, ya que la persona que la sigue pasará hambre sí o sí.

Pasa lo mismo que con las dietas basadas en batidos sustitutivos, que son complicadas de seguir en el tiempo por la poca saciedad que aportan.

No son completos

Llevar a cabo un plan ‘detox’ durante un determinado número de días no nos aportará la cantidad de nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, por lo que no es una buena opción.

Aunque la fruta y la verdura sean ricas en vitaminas, minerales o fibra, debemos incorporar otros alimentos ricos en proteínas o grasas saludables que no están presentes en dichos batidos. Con esto no queremos decir que las dietas basadas en vegetales (por ejemplo, las seguidas por los veganos) no sean completas. Se puede ser vegano y obtener proteínas (legumbres o soja) y grasas saludables (aceite de oliva o frutos secos) de la dieta, pero no solo se debe tomar fruta y verdura en la misma.

Precio desorbitado

Basta con hacer una breve búsqueda en internet para cerciorarnos de que el precio de estos batidos no es precisamente barato.

Existen planes dietéticos durante un determinado número de días (4-6 batidos al día) por precios totalmente alejados de lo que nos costaría hacer un zumo o un batido por nuestra cuenta en casa.

Planes de una semana a 40 euros el día (8 euros cada zumo) hacen un total de 280 euros a la semana, única y exclusivamente en zumos. ¿Os hacéis una idea de la cantidad de fruta y verdura que se puede uno comprar para hacer batidos con más de 1.000 euros al mes?

En este hecho radica la principal diferencia entre un zumo casero con las frutas y verduras que más nos gusten y un zumo ‘detox’ que compramos a una determinada empresa porque la promociona el influencer de turno: en el dinero en marketing y publicidad que tiene este batido detrás.

Entonces, ¿son malos los batidos ‘detox’?

Para nada, al fin y al cabo son batidos a base de buenos ingredientes como la fruta y la verdura que lo único que tienen de malo es que intentan engañar a la población con propiedades ficticias que no se corresponden para nada con la realidad.

Los autores Carlos Rodríguez y Fernando Carrasco.
Los autores Carlos Rodríguez y Fernando Carrasco.

Muchísimas personas se gastan ingentes cantidades de dinero debido a testimonios pagados a influencers que aseguran que estos batidos te depuran por dentro y evitan enfermedades. Se crea una necesidad en el consumidor de desintoxicarse para estar sano, algo que llevan haciendo nuestros órganos desde que existimos y que estos productos venden como exclusivo: o compras nuestros batidos o no podrás depurar tu organismo.

Mismas propiedades que un batido de frutas y verduras

Estos batidos tienen los mismos beneficios que pueden aportar un zumo casero, un batido con verduras o un gazpacho. ¿Quieres hacerte un zumo ‘detox’ sin gastarte una millonada? Coge plátanos, fresas, zanahorias, espinacas y melocotones; hazlo todo un batido y listo para tomar fresquito. Seguro que tu cuenta bancaria a final de mes te lo agradece.

¿Mejor el zumo que la fruta entera?

La respuesta a esta pregunta va a depender de tu objetivo.

Si buscas perder grasa corporal, quizás sea mejor idea incorporar la fruta y la verdura entera, de manera que haya masticación y que el aporte de fibra sea mayor con el fin de que se alcancen mayores niveles de saciedad.

Por el contrario, si lo que buscamos es aumentar el consumo de kilocalorías diarias, quizás sea una buena estrategia la de incorporar alimentos bebidos, que nos permitan comer más sin saciarnos.

La fruta entera sacia mucho más que en un zumo, solo tienes que hacer la prueba: coge 3 naranjas, pélalas y tómatelas una detrás de otra. Otro día prueba a hacer un zumo con tres naranjas y tómatelo. ¿Con qué opción te quedas más saciado?

¡No te dejes engañar! Es por esto que, de necesitarlo, dejarse aconsejar por expertos en nutrición es la mejor opción para nosotros.

Carlos Rodríguez Valverde y Fernando Carrasco Galán son nutricionistas y codirectores de Nutrygente (www.nutrygente.com)



Fuente