Saltar al contenido

la clave de combinar la nutrición y la microbiota

octubre 3, 2020


La microbiota cambia con la edad, por eso es importante cuidar de ella. Estudios científicos han revisado cómo los cambios fisiológicos e inmunológicos contribuyen a la disbiosis microbiana y el grado en que la disbiosis microbiana contribuye a las condiciones de salud en la edad avanzada.

«Las intervenciones de salud, que promueven un microbioma diverso, podrían influir en la salud de los adultos mayores»

En estos mismos estudios, se han discutido las características de la microbiota del envejecimiento que la hacen más susceptible a la dieta y a las intervenciones pre y probióticas. Las intervenciones de salud, que promueven un microbioma diverso, podrían influir en la salud de los adultos mayores.

Luis Usán.
Luis Usán.

La importancia de la diversidad

A pesar de que es bastante conocido el hecho de que la microbiota cambia con el tiempo, los cambios más ‘sutiles’, por así decirlo, en la diversidad continúan hasta la mediana edad (aproximadamente 40 años en los seres humanos), y desde ese momento, según se ha podido saber, hay un período de relativa estabilidad.

La nutrición, una de las claves

En este sentido, algunas investigaciones en las que se ha estudiado a adultos mayores que tienen en cuenta la dieta, el estilo de vida y los medicamentos han llegado a conclusiones en las que se ven aumentos y disminuciones de algunas especies microbianas que ocurren con la edad cronológica.

¿Qué papel tiene la nutrición? Según las últimas investigaciones en el campo, la exposición a antibióticos, los cambios en la dieta, la medicación y el estilo de vida tienen grandes consecuencias sobre la composición de la microbiota intestinal en los adultos mayores. Sin embargo, los probióticos y prebióticos en jóvenes sanos pueden tener consecuencias más sutiles.

Aunque el proceso del envejecimiento no se produce de la misma forma en todas las personas, ya que algunas envejecen antes que otras y la genética desempeña un papel en todo ello, así como el sexo (por ejemplo, se ha demostrado que los hombres tienes más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares que las mujeres y estas tienen más probabilidades de vivir más tiempo), es cierto que la nutrición tiene una función primordial en el desarrollo de la microbiota.

Foto: Unsplash/@brokelark.
Foto: Unsplash/@brokelark.

Envejecimiento no saludable

En un intestino sano, las comunidades microbianas mantienen un metabolismo homeostático y residen dentro del huésped en un estado de tolerancia inmunológica.Sin embargo, hay cambios anormales en el microbioma intestinal que han sido implicados en la patogénesis de enfermedades crónicas relacionadas con la edad, incluyendo obesidad, enfermedades cardiovasculares y enfermedades neurodegenerativas, según un estudio publicado en ‘Cell’. En este sentido, el microbioma intestinal está emergiendo como un factor clave en el proceso de envejecimiento. En esta revisión, descubren hallazgos clave que hablan de una relación bidireccional entre el huésped y el microbioma. Aunque todavía queda mucho por estudiar.

Luis Usán actualmente es el director médico de la biotecnológica Igen Biolab Group. Ha sido coordinador en el Centro de Llamadas de Emergencia SUMMA 112 y director médico y de Investigación de Newaylab, donde ha desempeñado roles de responsabilidad en el desarrollo básico y clínico de pruebas diagnósticas en enfermedades oncológicas y neurodegenerativas y proteínas terapéuticas específicas. También ha sido director médico de Abbott Laboratories, donde desempeñó funciones de responsabilidad en farmacovigilancia, asuntos médicos, asuntos regulatorios, capacitación, investigación clínica y garantía de calidad.



Fuente