Saltar al contenido

La gran mentira del pan que llevas creyéndote toda la vida

octubre 16, 2020


Noticias relacionadas

En España, sería casi impensable no tomar pan en las comidas, es una tradición que tenemos muy arraigada en España. Sin embargo cada vez más personas eligen no tomar pan en sus comidas. Pero, ¿es obligatorio y necesario para nuestra salud tomar pan cada día?

Lo cierto es que las tradiciones se van dejando a un lado y no porque se queden antiguas precisamente, sino porque a nivel nutricional y de salud, las cosas van cambiando y cada vez se conoce más sobre salud y nutrición. Así sabemos que no es necesario tomar pan a diario, sobre todo no es necesario tomar pan blanco y además, este tipo de pan no es nada bueno.

Como afirmó a EL ESPAÑOL Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, «el pan blanco es un gran problema en la alimentación en España». El motivo es que «la harina refinada que se utiliza para su elaboración está compuesta principalmente de almidón, y al entrar en contacto con la saliva se convierte en glucosa». Algo que no pasa con el pan integral ni con los cereales integrales.

La importancia del pan

Según las recomendaciones nutricionales, la cantidad de cereales y derivados (arroz, maíz, trigo, avena, centeno…) que deberíamos tomar al día es de 4 a 6 raciones y preferentemente cereales integrales, ya que nos ofrecen una mayor cantidad de nutrientes. Según informó la Fundación Española de Nutrición, los cereales integrales tienen mayor contenido en fibra, vitaminas y minerales y además han demostrado que favorecen el metabolismo de la glucosa, mejoran la función endotelial y se relacionan con la pérdida de peso.

De este modo, «no es ni obligatorio ni necesario tomar pan cada día«, afirma a EL ESPAÑOL María del Puy Portillo, investigadora principal del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y catedrática de Nutrición de la Universidad del País Vasco.

«Se puede tomar pasta o arroz y cubrir esas 4-6 raciones de cereales diarias que indican las recomendaciones. Lo que pasa es que el pan —especialmente el pan blanco— está muy arraigado en nuestra cultura y lo normal y más habitual es que alguna de esas raciones sea de pan, pero no es obligatorio tomarlo todos los días», sostiene la experta. Lo importante —insiste— es cumplir con las recomendaciones de cereales que debemos tomar al día.

Siempre integral

En el caso de querer tomar pan en algunas de esas raciones, es importante elegir pan integral. «Fundamentalmente porque tiene más fibra dietética, además de más vitaminas y minerales«, indica del Puy Portillo. Así, «tomar pan integral nos ayudará también a cumplir con las recomendaciones de fibra que deberíamos tomar al día. Las recomendaciones de fibra indican tomar unos 25 gramos diarios, cifra a la que nos cuesta llegar”, explica la experta.

No obstante, es cierto que aún cuesta que la población general consuma pan integral porque no estamos acostumbrados a ese sabor, sino al del pan blanco de toda la vida, pero todo es cuestión de habituarse y sobre todo de ir acostumbrando al paladar. Un consejo que nos ofrece esta profesional es empezar primero a tomar arroz y pasta integral y después probar con el pan integral.

Otra opción recomendable si queremos tomar pan es elegir pan de semillas y sobre todo pan de cereales o multicereales que son muy ricos en algunos nutrientes y vitaminas. De este forma —y según explica esta experta en nutrición— a la hora de tomar pan, la mejor opción es elegir pan integral, después los panes de cereales y de semillas y por último, el peor o menos bueno es el pan blanco.

Cereales variados

Tampoco hay un tipo de cereales mejor que otros (siempre, eso sí, que sean integrales). Y al igual que ocurre con los demás grupos de alimentos, lo mejor es variar entre ellos. Mejor tomar más frutas que solo plátano y manzana, por ejemplo. Lo mejor en nutrición es la variedad. «Igual que la dieta, que cuanto más variada, mejor, lo mismo con los cereales: a mayor variedad, mejor para nuestra salud», sostiene la experta.

Y es que está claro que los cereales integrales son más interesantes a nivel nutricional y tienen grandes beneficios para nuestra salud, tal y como se expuso en una declaración de consenso del Consorcio Internacional de Calidad de los Carbohidratos (ICQC) extraída de su tercera reunión anual (celebrada en 2017), en la que participaban varios expertos del CIBEROBN.

Esta declaración sostenía que el consumo de cereales integrales de calidad, como los presentes en pan, pasta o arroz, se asocia con una disminución de las cifras de mortalidad y un menor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular, obesidad y probablemente, cáncer colorrectal. «Los científicos destacan la importancia de consumir dos raciones diarias de cereales integrales (16 gramos de peso seco por ración) ya que es la cantidad asociada a beneficios sobre la salud”, según explicaba el CIBEROBN.



Fuente