Saltar al contenido

Las siete claves que nos dan los nutricionistas para cambiar tus hábitos alimenticios (y no necesitar dieta nunca más)

julio 13, 2020


En ciertas temporadas, como el verano, empieza a haber muchas información sobre dietas, la mayoría de ellas prometiendo solucionales milagrosas que nunca llegan. La idea detrás de estas dietas es, siempre, perder peso de manera rápida.

El problema con estas dietas es que son siempre temporales y muy restrictivas. En cuanto las dejamos recuperamos el peso perdido. Y es que, tal y como contaba el conocido nutricionista Juan Revenga a nuestros compañeros de Vitónica: «poblacionalmente hablando, hacer dieta engorda. Cuántos más periodos de dieta hace la gente, más engorda».

Por desgracia, no existen soluciones milagrosas para perder peso a largo plazo y poder seguir comiendo y viviendo como lo hacemos ahora. Si las hubiera todos las seguiríamos y no habría problemas de obesidad, como indica el nutricionista Daniel Ursúa. Lo que sí podemos hacer es cambiar nuestros hábitos alimenticios a largo plazo, con estas claves que recomiendan los nutricionistas, de manera que consigamos alcanzar un peso saludable y mantenerlo para siempre.

Claves para cambiar nuestros hábitos alimenticios a unos más saludables

Istock 621461646

Reducir el consumo de azúcar añadido

El azúcar añadido está más presente en nuestra dieta actualmente de lo que creemos. Lo ideal, y la recomendación de la OMS, es que reduzcamos el consumo del mismo tanto como podamos. Y es que el azúcar añadido no solo está relacionado con un mayor índice de obesidad, si no también de otras enfermedades, como la diabetes, alzheimer, enfermedades cardiovasculares e, incluso, algunos tipos de cáncer.

Limitar el uso de sal

Igual que ocurre con el azúcar añadido, también tendemos a comer más sal de la recomendada por la OMS. Este consumo excesivo de sal puede influir en el aumento de peso ya que puede generar un gasto de energía que es compensando con mayor sensación de hambre y por lo tanto, más consumo de alimentos. Reducir el consumo de la sal es una de las recomendaciones para mejorar nuestra alimentación.

Reducir al máximo el alcohol que tomamos

Los hábitos de alimentación no se basan solo en lo que comemos, si no también en lo que bebemos. El consumo de alcohol está relacionado con un aumento en nuestro peso. Debemos tener en cuenta que el alcohol aporta muchas calorías absolutamente vacías. Es decir, aumentan las calorías que tomamos al día, sin aportarnos ningún nutriente más. Reducir su consumo afectará a nuestro peso a largo plazo, y mejorará nuestra salud de manera importante.

Jumpstory Download20200619 142438

Alejarnos de los alimentos ultraprocesados

Los ultraprocesados están, en la actualidad, por todas partes. En algunos casos, forman parte esencial de nuestra dieta. Y, sin embargo, se tratan de alimentos poco saludables e innecesarios para nuestra nutrición. Estos alimentos contienen grandes cantidades de azúcares añadidos, sal y grasas. No solo afectan a nuestra salud, sino que nos hacen ganar peso. Consumir menos «productos» y más alimentos nos ayudará a perder peso a largo plazo.

Más verduras, frutas y alimentos frescos

Aunque no esté situado en el primero de la lista, consumir más verduras y frutas es el hábito saludable más que podemos incorporar. La mayor parte de nuestra alimentación debería consistir en verduras. Pero, además, lo ideal es que basemos nuestras comidas en alimentos frescos: vegetales, hortalizas, fruta, semillas, frutos secos, pescados y frutas.

Istock 487531956

Tomar más agua, especialmente en sustitución de otras bebidas

Para una alimentación saludable, el agua es la bebida de elección. No solo nos ayudará a estar más saciados y, en consecuencia, comer menos y consumir menos calorías. Pero, además, lo ideal es que consumamos agua en sustitución de otras bebidas azucaradas, carbonatadas y calóricas.

Elegir formas de cocinado más saludables

La forma en la que cocinamos es importante no solo para lo saludable que sea nuestra comida, si no también para el número de calorías que consumamos. Cuando elegimos freír o rebozar nuestros alimentos estamos añadiendo grandes cantidades de aceite y calorías a nuestra comida. Elegir otras formas de cocinado como cocer, usar el horno, cocinar al vapor o hacer a la plancha son formas más sanas y ligeras de alimentarnos.

Imágenes |Unsplash, JumpStory



Fuente