Saltar al contenido

Mujeres, niños y adultos; la mayoría con problemas de nutrición en Edomex

julio 25, 2020


De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, en México existe una baja ingesta de micronutrientes en la alimentación, lo cual constituye un problema importante de salud pública, incrementado el día de hoy ante el reto frente a la pandemia de COVID 19 que padecemos. 

Miguel García Conejo 

Daniel Hernández, especialista en salud pública de la Universidad Autónoma del Estado de México indicó las principales deficiencias en niños son: hierro, zinc, vitamina A, D, y ácido fólico, en tanto en adolescentes y adultos existe una baja ingesta de minerales como el hierro, el zinc, el calcio y el magnesio. 

Destaca en este grupo hasta un 30 por ciento de mujeres en edad reproductiva que tienen anemia derivado de una prevalencia de ingestas inadecuadas de hierro que alcanza en adolescentes y adultos hasta 62 por ciento al 89  por ciento. En tanto en los niños de 46 al 52 por ciento en la ingesta inadecuada de hierro. 

“Una mala alimentación está vinculada no solo al sobrepeso y la obesidad, sino también a las carencias de micronutrientes (falta de vitaminas y minerales esenciales). Esta deficiencia tiene graves consecuencias para la salud, el crecimiento, el aprendizaje y la productividad de las personas”. 

Desatacó con ello que actualmente el gobierno mexicano pretende obstaculizar la fortificación de alimentos procesados con la modificación del artículo 161 en el decreto de Reforma a Diversas Disposiciones del Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios. La propuesta de modificación en cuestión implica que no se podrán adicionar nutrimentos procesados a los alimentos

“Ni a los alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados que cumplan con los perfiles nutrimentales establecidos para el etiquetado frontal de advertencia que establezca la norma correspondiente, a excepción de aquellos que deban adicionarse de manera obligatoria”. 

En México, refiere, los consumidores de cereal de caja tienen una mejor ingesta de micronutrientes, que los no consumidores, con una contribución importante de vitaminas A, C, E, piridoxina, tiamina, riboflavina, niacina, ácido fólico, hierro y zinc. Esto gracias a la fortificación de estos cereales de caja.  

Advierte con ello que las propuestas de modificación realizadas y las propuestas de cambios al Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios se retorna a modelos prohibicionistas y de control que difícilmente ayudan a mejorar la cultura de alimentación de la población.  

(Foto: web) 





Fuente