Saltar al contenido

Necesidades nutricionales en los niños con parálisis cerebral

octubre 7, 2020


Cada año, el día 6 de octubre se conmemora el día mundial de la parálisis cerebral. Una condición, no una enfermedad, que afecta más de 17 millones de personas en el mundo, principalmente niños. La intención es llamar la atención, concienciar y en este artículo, alertar sobre la importancia del soporte nutricional especializado.

Todos necesitamos una nutrición adecuada, pero en los niños con parálisis cerebral esta necesidad no es cubierta por condiciones inherentes a la enfermedad, como el déficit motor, pero también, por alteraciones gastrointestinales, incapacidad de alimentarse (masticar/deglutir), dificultad en la digestión y constipación o estreñimiento.

Dentro de los nutrientes de mayor importancia resaltan:

• Calcio, un mineral que fortalece sus huesos y estructura dentaria. Los productos lácteos, semillas, pescados, son algunos ejemplos.

• Vitamina D, que además de fijar el calcio, promueve un óptimo sistema inmunológico.

• Fósforo, Vitamina C, Zinc, Magnesio, son otros de vital importancia.

¿Es necesaria la suplementación?

En la mayoría de los casos, estos pacientes no logran satisfacer sus demandas nutricionales con alimentos como única fuente, siendo necesaria la suplementación para alcanzar metas calóricas, proteicas y de micronutrientes como los mencionados arriba.

También, se considera el uso de espesantes y de técnicas específicas para conseguir la textura adecuada para el paciente.

¿Qué pasa cuando el paciente no puede alimentarse a través de la boca?

En ocasiones, la parálisis cerebral dificulta la capacidad de tragar o de masticar los alimentos, representando un alto riesgo de bronco aspiración y/o atragantamiento, por lo que debe colocársele una sonda de alimentación. Esta sonda, dependiendo del tiempo que pretenda utilizarse, puede colocarse a través de la nariz, boca o directamente en la pared del abdomen hacia el estómago o intestino. En todos los casos, el objetivo es poder cumplir con las demandas nutricionales del paciente, además de mantener permeable y funcional el sistema gastrointestinal.

Seamos portavoces de la importancia de valorar todas las necesidades que integran la parálisis cerebral, así como también, del conocimiento e inclusión de esta condición.



Fuente