Saltar al contenido

Nutrición: el huevo ¿un alimento bueno o malo para la salud?

septiembre 8, 2020


Nutrición: el huevo ¿un alimento bueno o malo para la salud?

Durante muchos años se lo calificó al huevo como malo para la salud, especialmente para el sistema cardiovascular, sin embargo, en los últimos años, gracias a los avances en materia de nutrición, se pudo desmitificar estos supuestos efectos dañinos, demostrándose los aportes y beneficios nutricionales de este alimento de consumo tan habitual. 

 

Es un alimento de origen natural, sin conservantes ni aditivos, protector contra enfermedades como desnutrición y malnutrición, siendo muy importante en etapas de crecimiento y desarrollo. Es un alimento práctico, altamente nutritivo y económico, ideal para incorporarlo a la dieta.

 

Entre sus principales aportes nutricionales se puede decir que:

 

Un huevo entero aporta sólo 75 calorías aproximadamente, lo mismo que una fruta mediana, es decir, muy poco.

 

La proteína del huevo se considera la de más alto valor biológico o completa (porque contiene los 9 aminoácidos esenciales para el organismo).

 

Contiene grasas mono y poliinsaturadas (principalmente ácido oleico u omega 9), muy beneficiosas para el organismo. También están presentes la lecitina y los fosfolípidos. Contiene además colesterol, pero muy pocas grasas saturadas, lo cual no implica un riesgo para la salud cardiovascular. 

 

Minerales: aporta hierro (aunque de difícil absorción), concentrado especialmente en la yema); selenio, yodo, fósforo, zinc, potasio y magnesio.

 

Vitaminas: es una gran fuente de vitamina B12 (cobalamina), concentrada principalmente en la yema, B2 (riboflavina) y B7(biotina). Aporta vitamina B1 (tiamina), niacina (vitamina B3), ácido fólico, vitaminas A, D y E (en la yema). Posee colina, muy conveniente para la alimentación de mujeres embarazadas, ya que facilita el correcto desarrollo del sistema nervioso central del embrión, junto con el ácido fólico. Sus carotenoides, ayudan a disminuir el riesgo de padecer trastornos oculares como las cataratas y la ceguera.

 

No aporta hidratos de carbono.

 

Mucho tiempo se dijo que el huevo provocaba el aumento del colesterol en sangre, sin embargo, hoy se sabe que son las grasas saturadas las determinantes del aumento del colesterol. Recientes investigaciones han demostrado que la ingesta de un huevo por día no tiene ningún efecto negativo sobre el colesterol sanguíneo, siempre dentro del contexto de dieta sana y equilibrada, y el complemento del ejercicio diario. Justamente la lecitina y las grasas insaturadas que contiene la yema reducen la absorción intestinal de colesterol en nuestro organismo. Cabe destacar que, tiene mucho que ver la forma de preparación del mismo, ya que, si es mediante fritura, si puede ser perjudicial para la salud.

 

El consumo de huevo es conveniente en todas las etapas de la vida ya que es un alimento que nutre al niño, fortalece al adolescente, alimenta al adulto y favorece al anciano gracias a su inigualable aporte de nutrientes. La recomendación es de 1 unidad por día, siempre consumirlo cocido, ya sea hervido, poche, omellete, a la plancha, en preparaciones como soufflé, budines, tartas, tortillas, revueltos, etc.

 

Lic. Romina Krauss-Nutricionista

M.P. n° 147


DL-CP



Fuente