Saltar al contenido

Omega-3, así ayuda a tu salud cardiovascular

septiembre 19, 2020



Omega-3, así ayuda a tu salud cardiovascular

Food with Omega-3 fats Comida con grasas omega 3 – GETTY – ARCHIVO

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) –

Un nuevo estudio proporciona el análisis más completo del papel de la dosis de omega-3 en la prevención cardiovascular hasta la fecha. El metanálisis, que es una revisión en profundidad de 40 ensayos clínicos, proporciona evidencia autorizada para consumir más grasas omega-3 EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico).

La investigación, que publica la revista ‘Mayo Clinic Proceedings’, concluye que la ingesta de omega-3 de EPA y DHA está asociada con un riesgo reducido de eventos de enfermedad coronaria (CHD), la causa de 7,4 millones de muertes en todo el mundo cada año y un riesgo reducido de infarto de miocardio (ataque cardíaco), incluido un ataque cardíaco fatal.

Específicamente, el estudio encontró que la suplementación con EPA + DHA está asociada con un riesgo reducido estadísticamente significativo de infarto de miocardio mortal (35 por ciento), infarto de miocardio (13 por ciento), eventos de cardiopatía coronaria (10 por ciento) y mortalidad por cardiopatía coronaria (9 por ciento).

«El estudio respalda la idea de que la ingesta de EPA y DHA contribuye a la cardioprotección y que, independientemente de lo que los pacientes estén recibiendo a través de la dieta, es probable que necesiten más», destaca Carl «Chip» Lavie, cardiólogo del Ochsner Health de Nueva Orleans, en Estados Unidos, y uno de los autores del estudio.

Los beneficios cardiovasculares parecen aumentar con la dosis. Los investigadores encontraron que agregar 1.000 mg adicionales de EPA y DHA por día disminuyó aún más el riesgo de enfermedad cardiovascular y ataque cardíaco: el riesgo de eventos de enfermedad cardiovascular disminuyó en un 5.8 por ciento y el riesgo de ataque cardíaco disminuyó en un 9 por ciento. El estudio analizó dosis de hasta 5500 mg / día.

Esta investigación corrobora los resultados de un metanálisis anterior de la Escuela de Salud Pública de Harvard, publicado en el otoño de 2019, que analizó las dosis de EPA y DHA utilizando los 13 estudios clínicos más grandes. Este nuevo artículo abarca más del triple del número de estudios, lo que representa la totalidad de la evidencia hasta la fecha e incluye a más de 135.000 participantes en el estudio.

«Cuando los análisis separados llegan a resultados similares, eso no solo es una validación; también subraya la base científica necesaria para informar las recomendaciones de ingesta futuras –señala el coautor Aldo Bernasconi, vicepresidente de ciencia de datos de la Organización Global para EPA y DHA Omega-3 (GOED), 1ue encargó este estudio–. Debido a que este documento incluyó más estudios y todas las dosis, las estimaciones de una respuesta a la dosis son más precisas y las conclusiones más sólidas».

Los omega-3 EPA y DHA son ácidos grasos de origen marino de cadena larga. Comer pescado, especialmente pescado graso como el salmón, las anchoas y las sardinas, es la forma óptima de obtener omega-3 EPA y DHA, ya que el pescado también proporciona otros nutrientes beneficiosos. Sin embargo, la mayoría de las personas en todo el mundo comen mucho menos de la cantidad de pescado recomendada, por lo que la suplementación con omega-3 ayuda a cerrar la brecha.

«La gente debería considerar los beneficios de los suplementos de omega-3, en dosis de 1.000 a 2.000 mg por día, mucho más de lo que es típico, incluso entre las personas que comen pescado con regularidad», añade el doctor Lavie.

«Dada la seguridad y el potencial reducido de interacción con otros medicamentos, los resultados positivos de este estudio sugieren firmemente que los suplementos de omega-3 son una forma de alto impacto y costo relativamente bajo para mejorar la salud del corazón con pocos riesgos asociados y deben considerarse como parte de un tratamiento preventivo estándar para la mayoría de los pacientes con enfermedades cardiovasculares y los que se recuperan de un infarto de miocardio», añade.



Fuente