Saltar al contenido

Proteína para nutrición y economía

julio 24, 2020


De las más de 80 mil personas que colaboran en el sector cárnico, 48 por ciento está empleada en la industria de carnes frías, que está formada por empresas mexicanas y a lo largo de los años se ha mantenido en la generación de empleos de calidad, desde los productores de los insumos, hasta los tenderos que venden los productos.

De acuerdo al Consejo Mexicano de la Carne, presidido por Carla Suárez, cada año se elaboran más de un millón de toneladas de carnes frías, con un valor de 41 mil 500 millones de pesos. Lo que representa 23 por ciento de la industria alimentaria y 32 por ciento del PIB agropecuario.

Las salchichas y los jamones son los más consumidos, alcanzando alrededor de 90 por ciento de la producción de carnes frías: 41 por ciento son jamones y pechugas y 49 por ciento, salchichas. El consumo per cápita de carnes frías en México es de ocho kilos, cifra que se ha mantenido en los últimos tres años de forma constante.

VACUNA MASIVA

Una vez que sea aprobada la vacuna contra el COVID-19, los laboratorios requerirán producirla masivamente para cubrir la demanda global. Sólo el programa COVAX Facility, de la alianza conformada por organismos como la OMS, UNICEF y el Banco Mundial, prevé distribuir con dos mil millones de vacunas para finales de 2021 a más de 160 países, incluido México, lo que revela el tamaño de la producción necesaria. Para contribuir a alcanzar esta meta, Honeywell, al mando de Manuel Macedo, lanzó una solución tecnológica que permitirá acelerar la producción masiva de la vacuna cuando sea finalmente aprobada. Se trata de Fast Track Automation, un software que incorpora realidad virtual y automatización, que permite tener una producción completa de vacunas en sólo dos meses. Esta tecnología promete fortalecer la cadena de suministro y acelerar las capacidades de producción y testeo (pruebas), de manera que se asegure la disponibilidad de la vacuna en todas las regiones.

CIENCIA DE DATOS

Women in Data Science (WiDS) es una iniciativa que surgió en 2015 en la Universidad de Stanford, con la idea de fomentar que más mujeres incursionen en materia de ciencia de datos. Desde entonces, cada año se ha llevado a cabo esta conferencia en más de 60 países. Pues bien, WiDS llegó a México de la mano del gigante SAP, de Desmond Mullarkey, reuniendo de forma virtual a mujeres líderes, quienes desde la visión de la OCDE, el Tec de Monterrey, Laboratoria y la Universidad Panamericana, explicaron por qué la tecnología es hoy más que nunca un habilitador de desarrollo que permitirá cerrar la brecha de género existente en este sector, además de que esto detonaría en un incremento de 70 por ciento al PIB del país, según el estudio MX Women Matter de McKinsey & Company. La subrepresentación de las mujeres dentro de la industria tecnológica es una realidad, ya que tan sólo 14 por ciento de las personas profesionales pertenecen al sector femenino.

POR JAIME NÚÑEZ
JAIME_NP@YAHOO.COM
@JANUP

lctl

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus



Fuente