Saltar al contenido

qué sabemos sobre estos regímenes basados en un solo alimento

noviembre 6, 2020


En el mundo de las dietas milagro hemos visto ya de todo. Desde los batidos détox, pasando por los sustitutos de comidas en forma de barritas hasta, por supuesto, las dietas basadas en un solo alimentos. Ya conocemos las que se basan en el consumo de una única fruta, como la dieta de la piña, del pomelo o del melocotón.

Pero también hay dietas de este tipo que se basan en el consumo único de otros alimentos. Es el caso de la dieta del atún que se está abriendo un hueco entre los regímenes de alimentación de moda. Pero, ¿qué sabemos sobre esta dieta? ¿Es segura? ¿Es efectiva? Esto es todo sobre la dieta del atún.

En qué consiste la dieta del atún

Se trata de una dieta que promete ayudarnos a adelgazar hasta cinco kilos en tan solo tres días, aunque otras informaciones más conservadoras señalan que, más bien, rondarían los cuatro kilos en una semana. Sea cómo sea, la idea de esta dieta es consumir atún como base de la dieta.

¿Se pueden consumir otros alimentos? La respuesta es que sí, pero están muy limitados. Algunos de los que se permiten consumir son la piña, otras frutas, verduras y hortalizas. Sin embargo, el atún es el único tipo de proteína que se podrá comer y no se pueden consumir más carbohidratos que los de las verduras y la fruta.

atún

En cuanto al consumo de líquidos, la recomendación es tomar al menos dos litros de agua. También permite tomar infusiones y zumos. Además de esto, la recomendación es que hagamos ejercicio físico y deporte de manera ligera durante el tiempo que dure la dieta.

Puede causarnos deficiencias de nutrientes

La recomendación de seguir esta dieta durante solo tres días – o una semana – no es casualidad. Y es que no es sostenible más a largo plazo. No solo porque acabaríamos aburridísimos, sino porque ponemos en riesgo nuestra salud.

En el proceso perderemos peso – de manera temporal – por la restricción calórica tan alta (que nada tiene que ver con los beneficios del atún, sino con comer menos), pero nos jugamos sufrir deficiencias nutricionales. Al restringir lo que comemos estamos quedándonos cortos de carbohidratos, pero también de proteínas y de grasas.

Si solo seguimos esta dieta durante unos pocos días probablemente no suponga un problema a largo plazo, pero tampoco será útil para perder peso. Además, de eso, este tipo de dietas pueden suponer estrés para nuestro organismo. Tal y como contaban nuestros compañeros de Vitónica, este estrés en el organismo puede promover que aumentemos de peso o que tengamos más antojos de alimentos calóricos. Es decir, justo lo contrario de lo que estamos buscando.

Taylor Grote Uxhiu5f5gn4 Unsplash

El efecto rebote llama a la puerta

Hacer pasar por esto a nuestro organismo, siguiendo una dieta como la del atún no nos servirá para perder peso a largo plazo. Más bien al contrario. Este estilo de alimentación nos puede llevar a sufrir un importante efecto rebote que acabe afectando a nuestro metabolismo.

Y es que cuando restringimos de manera muy estricta las calorías que comemos, nuestro organismo se pone en modo «ahorro», ralentizando nuestro metabolismo. De esta manera busca gastar menos energía (calorías) para intentar sobrevivir a la falta de estas porque no sabe cuánto va a durar.

El problema es que, cuando dejamos la dieta y volvemos a comer normal, nuestro cuerpo sigue en modo de ahorro de energía. Estas calorías, que ahora son bastante más, se siguen quemando más despacio y las que sobran se acumulan en forma de grasa. Esto provocará que recuperemos el peso perdido y, probablemente, más.

En definitiva, las dietas milagro, que nos prometen resultados increíbles en muy pocos días, y que se basan en los presuntos beneficios de un solo alimento, no son nunca la mejor ni más segura opción.

Imágenes|Unsplash, Directo al Paladar



Fuente