Saltar al contenido

Recuperándose del COVID-19 Tomando en cuenta el rol de la nutrición

julio 15, 2020


Visitas : 5.599

Recuperándose del COVID-19 Tomando en cuenta el rol de la nutrición

Los efectos de la pandemia por el COVID-19 en las personas han sido
múltiples y no sólo por su padecimiento.

Por un lado, el confinamiento ha
afectado a grupos poblaciones específicos más que a otros, como es el caso
de los adultos mayores y a sus familiares

El sedentarismo, cambios en los
hábitos de alimentación, aislamiento, depresión y falta de motivaciones está
afectando su

Estado de salud.

Por otro lado, las personas afectadas con la
infección en todas sus manifestaciones, con sus tratamientos sintomáticos,
aislamiento, escasa o nula actividad afecta el tiempo y la manera de superar
la enfermedad para poder llegar al estado previo a padecerla.

Un elemento
común en ambas situaciones es la afectación del estado nutricional y el
deterioro de la capacidad funcional.

En el primer caso, hay que prevenir el
deterioro nutricional y en el otro, hay que recuperarlo.

El papel de los músculos en el estado nutricional

La investigación ha demostrado que, en adultos mayores sanos, solo con 10
días de inactividad pueden conducir a una pérdida del 10% del volumen de la
masa muscular medido en la pierna[1].

Hoy podemos ver como nuestros
familiares adultos mayores confinados en sus viviendas van perdiendo
funcionalidad e independencia asociado al desgaste de los músculos.

Si a esto le sumamos una enfermedad como el COVID-19, esta pérdida de masa y
función muscular se puede acelerar mucho más y es por esto que una de las
metas hoy en el tratamiento de las enfermedades agudas en el adulto mayor es
no permitir ese deterioro nutricional, específicamente de los músculos, y
como resultado tratar de preservar el estado funcional mediante una
intervención nutricional adecuada.

En este sentido, la Dra. Yumaira Chacón, Gerente Médico para Abbott en
República Dominicana, explica que “la pérdida significativa de masa muscular
en el adulto mayor sano y/o enfermo, tiene una consecuencia grave en el
estado de salud del individuo.

Si bien no siempre es evidente de inmediato,
esta disminución puede ser un obstáculo para recuperar y permanecer
saludable”.

De hecho, una de las consecuencias prevenibles de padecer una
enfermedad es la pérdida de masa y fuerza del músculo que influye
negativamente provocando discapacidades físicas, pérdida de la independencia
y una mala calidad de vida[2].

Sin embargo, la combinación correcta de
actividad física y una nutrición saludable puede ayudar a mantener y a
recuperar la masa muscular.

Hoy conocemos cada vez más el importante papel que cumplen los músculos en
el organismo. Son la reserva más importante de proteínas del cuerpo, tienen
una función estructural, de movilidad, fuerza, equilibrio y tienen
propiedades endocrinas y de control del equilibrio corporal.

Priorizar la nutrición para recuperar la salud

Junto con una actividad física adecuada, una buena nutrición proporciona los
nutrientes necesarios para apoyar la salud inmunológica y ayudar a prevenir
o revertir la pérdida muscular. Los nutrientes que apoyan el sistema inmune
incluyen proteínas, zinc y vitaminas A, C, D y E. Las proteínas también son
clave para reconstruir el músculo que respalda su fuerza, energía y salud en
general. En esto momento es muy fácil que se pierdan los buenos hábitos de
alimentación y de actividad física. Se deben tener en cuenta las necesidades
nutricionales diarias y la actividad física sin bajar la guardia, porque
casi siempre cuando ya hay manifestaciones visibles, es que se ha llegado a
un deterioro significativo. Pero aun así, se puede emprender todas las
acciones posibles para ayudar a una recuperación adecuada.

El compromiso nutricional en la infección por COVID-19 es debido a múltiples
causas. La pérdida del gusto y del apetito se puede presentar, además la
fiebre y la necesidad de activar todas las defensas hacen que se comprometa
el estado nutricional de las personas. Esto, además puede hacer difícil que
se obtengan los nutrientes que necesita para apoyar una adecuada
recuperación. Este desbalance debido a una baja ingesta y unas necesidades
aumentadas podrían estar indicando el uso de un producto nutricional
especializado. Debe consultar a su médico y/ nutricionista.

Para promover la salud muscular, el consumo adecuado de proteína y el
ejercicio están indicado. La proteína debe ser de una buena calidad y se han
identificado algunos de sus componentes que tienen acciones directas en la
masa muscular apoyando su síntesis y previendo su degradación. El HMB
(hidroxi metil butirato), que es un derivado de un aminoácido llamado
leucina, se ha asociado con el estímulo de la síntesis de proteína muscular
y disminución de su degradación. El mantenimiento de una buena más muscular
tiene múltiples beneficios para la persona como una buena mecánica
respiratoria, nos permiten movilizarnos y ser independientes y tenemos una
reserva de proteínas por si se necesitan.

Si bien el HMB se produce naturalmente en alimentos como el aguacate y la
toronja, es difícil obtener los niveles suficientes de HMB para que se
puedan tener los beneficios solo de las fuentes por los alimentos.[3] Por lo
tanto, puede ser beneficioso buscar un suplemento nutricional con todos los
nutrientes necesarios y que incluya HMB.

En estos momentos es muy importante cuidarnos y la nutrición es uno de los
factores más importantes a tener en cuenta. Hay que consumir las cantidades
adecuadas de proteínas, una dieta variada y suficiente como una meta
esencial del cuidado personal. Mantenerse bien hidratado, haciendo actividad
física y consultando al profesional de la salud cuando necesite de mayor
información a este respecto.



Fuente