Saltar al contenido

Te pirran las algas pero ¡no debes abusar de ellas! Modera su consumo y el de sus complementos alimenticios

septiembre 12, 2020


La ANSES (Administración Nacional de Alimentación, medioambiente y salud francesa) ha advertido del riesgo del consumo excesivo de algas comestibles por la presencia de cadmio en ellas. Un metal pesado que pude provocar varios efectos en nuestra salud: náuseas, problemas en el riñón y fragilidad ósea.

El argumento científico esgrimido por la institución se basa en la constatación de la presencia de cadmio en algas comestibles que se han estudiado y que procede de la contaminación medioambiental como consecuencia de las actividades agrícolas e industriales desarrolladas por los seres humanos.

 

 

El cadmio está clasificado como potencialmente cancerígeno por la Agencia de Investigación contra el cáncer, y está considerado como mutagénico y tóxico a nivel reproductivo.

Y esta recomendación del consumo moderado de algas se extiende a los suplementos alimenticios que tan de moda se han puesto en los últimos años. De ello alerta también en su página web la Organización de Consumidores y Usuarios.

¡Ojo con las wakame y nori!

Afortunadamente la legislación europea vigila escrupulosamente que se cumpla la normativa en política de seguridad alimentaria.

El objetivo es proteger a los consumidores y para ello ha establecido normas que garantizan la higiene de los productos alimenticios, de salud y bienestar de los animales, de fitosanidad y de prevención de los riesgos de contaminación por sustancias externas, como por ejemplo los pesticidas.

 

 

La UE ha establecido niveles máximos de cadmio para algunos alimentos, entre ellos ciertos tipos de carne, pescado, legumbres, cereales, hortalizas, cacao o aquellos destinados a la nutrición infantil.

En el caso de las algas, está estudiando marcar unos límites legales para el cadmio, el arsénico y plomo.

 

La agencia francesa advierte de que la concentración de cadmio es particularmente elevada en las algas pardas, como el wakame, y en las rojas, como el alga nori.

 





Fuente