Saltar al contenido

¿Te quemas fácilmente con el sol? Come estos alimentos

julio 16, 2020


Fue Coco Chanel en los años 20 quien puso de moda el bronceado de la piel tras sus vacaciones a bordo del yate del duque de Westminster por la Riviera francesa. Y con los años estar moreno pasó a ser un símbolo de belleza y salud. Pero no todo lo que reluce es oro. El bronceado excesivo daña la piel y se paga con el melanoma.

Como aclara la Asociación Española Contra el Cáncer, «la importancia del melanoma reside, más que en su frecuencia, en su rápido aumento en países desarrollados desde los años 50 y a que este está relacionado directamente con la exposición solar por motivos estéticos y de ocio. Alrededor del 81% de los casos se localizan en países desarrollados».

Y documenta: «Es el nombre genérico de los tumores melánicos o pigmentados. A pesar de que la mayoría de los melanomas se originan en la piel, por ejemplo en el tronco o en las extremidades, también pueden aparecer en otras superficies del cuerpo (como la mucosa de la boca, del recto o de la vagina, o la capa coroides del interior de nuestros ojos). Cuando el melanoma comienza en la piel, la enfermedad se denomina melanoma cutáneo».

Tal y como aclara a Alimente el doctor Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral, «según los últimos datos publicados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN), la incidencia para este 2020 es de casi 6.200 nuevos casos entre ambos sexos. La incidencia sigue siendo superior en mujeres que en varones, 3.700 frente a 2.500″.

Las quemaduras solares son un factor de riesgo de melanoma, por este motivo si eres de los que se ponen rojos al primer rayo de sol, la ciencia aconseja que consumas más estos alimentos.

Foto: Unsplash/@rayia.
Foto: Unsplash/@rayia.

Frutas cítricas

Los científicos I. A. Hakim, R. B. Harris y C. Ritenbaugh, de la Universidad de Arizona (EEUU), demuestran en un estudio publicado en ‘Nutrition Cancer’ el potencial de los cítricos para reducir el riesgo de carcinoma de células escamosas de piel.

El trabajó se llevó a cabo con 470 hombres y mujeres. En todos ellos se evaluaron los patrones habituales de consumo de cítricos y los antecedentes de la enfermedad. Al parecer, la sustancia limoneno, que se extrae del aceite de la cáscara de los cítricos, se relacionó con menor riesgo de la enfermedad. Además, hubo una relación dosis-respuesta entre una mayor cáscara de cítricos en la dieta y el grado de reducción del riesgo.

Según los autores, «este es el primer estudio que explora la relación entre el consumo de cáscaras de cítricos y los cánceres humanos. Se necesitan más con muestras de gran tamaño para evaluar mejor las interrelaciones entre la ingesta de exfoliación, la biodisponibilidad de limoneno y otros factores del estilo de vida».

Investigadores de la Universidad de Wisconsin (EEUU), liderados por Farrukh Afag, documentan en un ensayo en ‘Experimental Dermatology’ que los polifenoles son moléculas antioxidantes que se encuentran en muchos alimentos como el té verde, el chocolate, las semillas de uva y el vino.

Tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antineoplásicas. La evidencia creciente sugiere que los polifenoles pueden usarse para la prevención de quemaduras solares ya que disminuyen los efectos dañinos de la radiación ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) en la piel.

Esta revisión se realizó para valorar la evidencia del uso de polifenoles ingeridos por vía oral y tópica en la prevención de quemaduras solares. Se buscó en la base de datos PubMed estudios que examinaran los polifenoles y sus efectos sobre las quemaduras solares. De los 27 encontrados, 15 cumplieron los criterios de inclusión. Se realizaron siete estudios en sujetos humanos y ocho en animales (ratones y ratas). Once evaluaron los efectos de los polifenoles tópicos, dos examinaron los polifenoles ingeridos y otros dos tanto los tópicos como los ingeridos.

Las fuentes de polifenoles incluyeron los siguientes orígenes vegetales: té verde, té blanco, cacao, propóleos rumanos (RP), Calluna vulgaris (Cv), semillas de uva, arbusto de miel y Lepidium meyenii (maca). Ocho estudios examinaron el té verde.

Foto: Foto: Unsplash/@faceline.

En general, según los trabajos, existe evidencia de que los polifenoles en forma oral y tópica pueden proporcionar protección contra el daño de los rayos UV y las quemaduras solares, y por lo tanto son beneficiosos para la salud de la piel. Sin embargo, los estudios actuales son limitados y se necesita más investigación para evaluar la eficacia, el mecanismo de acción y los posibles efectos secundarios de diversas formas y concentraciones de los mismos.

Tomate

Investigadores británicos, dirigidos por M Rizwan, de la Universidad de Mánchester (Reino Unido), publican en el ‘British Journal of Dermatology’ un trabajo que constata que el tomate protege de las quemaduras. Los científicos reclutaron a 20 personas y las asignaron al azar para recibir 55 gramos (cinco cucharadas) de salsa de tomate estándar con 10 g de aceite de oliva al día, o solo aceite de oliva, durante 12 semanas.

La piel de los voluntarios estuvo expuesta a la luz ultravioleta al comienzo y al final de la prueba, y los investigadores descubrieron que el grupo suplementado con salsa de tomate tenía un 33% más de protección contra las quemaduras solares que el grupo alimentado únicamente con aceite de oliva. Los beneficios del tomate se atribuyeron al contenido de licopeno, que puede neutralizar los efectos nocivos de la luz UV debido al exceso de producción de especies reactivas de oxígeno (ROS), que pueden dañar las estructuras importantes de la piel.

Foto: Unsplash/@finnmund.
Foto: Unsplash/@finnmund.

«El efecto protector de comer tomates en nuestras mitocondrias es importante, ya que son los productores de energía en todas las células de nuestro cuerpo, incluida la piel», dijo el profesor Mark Birch-Machin, de la Universidad de Newcastle. «Por lo tanto, ser amable con nuestras mitocondrias puede contribuir a mejorar la salud de la piel, lo que a su vez puede tener un efecto antienvejecimiento«, añadió.

Granada

Científicos de la Universidad de Míchigan (EEUU), liderados por Muhammad Nadeem Aslam, publican en ‘Journal of Ethnopharmacology’ un ensayo que avala las propiedades de esta fruta rica en antioxidantes protectores, colágeno que aumenta la vitamina C, así como potasio, hierro y zinc.

Según los científicos, es muy antigua «y tiene aplicaciones etnomédicas excepcionalmente ricas. La cáscara (pericarpio) está muy bien considerada por sus propiedades astringentes; las semillas, para conferir belleza y la fertilidad. Aquí, las fracciones acuosas preparadas a partir de la cáscara de la fruta y el jugo fermentado y las fracciones lipofílicas preparadas a partir de semillas de granada se examinaron para determinar los efectos sobre el queratinocito epidérmico humano y la función de fibroblastos dérmicos humanos». Los extractos acuosos (especialmente de la cáscara de granada) promueven la regeneración de la dermis, y el aceite de semilla de granada, la de la epidermis.



Fuente